Cambiar según muchos estudios, es el segundo estrés que vive un ser humano. Después de perder un ser querido.
Pero todo es un aprendizaje, vivirlo como una perdida y un dolor. O crecer y ser feliz con el.