Tratamos la mayoría de las veces echar la culpa al otro de lo que escuchamos. Nos hace falta no ponernos en víctimas . Y hacernos responsables de lo que escuchamos. Sabiendo que todo pasa por nuestros filtros.

Ya la Neurociencia lo ha comprobado. Y nos da las herramientas para poder ESCUCHAR mejor